Cuentos: son cuentos

7 Oct

La vida es un cuento, o por lo menos puede  contarse como un cuento. Esto quiere decir que cuando se narra un suceso haya acontecido en un breve período de tiempo o sea el cuento de la vida propia, se hace uso de los acontecimientos relevantes. Lo que uno está dispuesto a contar de su vida es aquello que efectivamente es relevante en ella (o por lo menos es relevante para uno, ¿cierto?)

Eso es lo que hace una narración corta, contar de una vez una sucesión de acontecimientos con un lenguaje firme y fluido, porque en un cuento es riegoso meterse en esa suerte de disquisiciones filosóficas que abundan en la novela. Diría que un cuento es un suspiro: una necesidad de decir algo de una vez, de un tirón y por eso no es extraño que muchas de esas narraciones cortas que consideramos clásicas hayan sido escritas de un solo golpe.

Un cuento suele ser una extensión del escritor, una derivación verbal de un suceso corriente en el que ha participado. Por eso el mejor personaje es  el que se contruye a partir de uno mismo. Piensalo: nos hemos tomado años y esfuerzos inauditos por hacerlo creible en una zona de conflicto, es decir, el mundo habitual, ralo e insustancial,  en que cada uno de nosotros hace lo posible o lo imposible por hacerse creible y realizado. Pero uno es un personaje múltiple y por eso cada cuento nuevo es uno de nuestros múltiples yoes desplegados en unidades indivisibles e idealizados como sólo lo permite la literatura.

Hay un error que no es privativo del cuento, sino que es un error de conducta literaria y este es un error imperdonable – no por la desidia del lector sino por la del tiempo-  que es la de confundir persona con personaje. Cuando se ha tomado una persona como referencia sea como personaje en un relato o como recurso de primera persona (como he dicho, a los autores nos gusta figurar aunque sea indirectamente  en nuestros relatos, igual que a los directores  alguna que otra vez  aparecen en sus propias películas), esa persona termina desapareciendo en el personaje que se ha creado a partir de ella y cualquier intento por devolver el personaje al hecho, terminará por dañar irreversiblemente el relato.

En todo caso el cuento como estructura narrativa no siempre se resuelve en una única bocanada de aire.  Uno puede establecer las pautas y esbozar el lenguaje que luego limpiará de polvo y vicios. O puede resolverlo previo en el laboratorio de todas las ideas, escribir una parte, incluso si no es una buena parte, mientras procura un final pues siempre es oportuno tener un final, diría necesario antes de empezar a escribir -pues no hay buenos cuentos sin buenos finales; aún si una novela puede presumir de un final dudoso: un cuento ¡nunca!- y revisarlo luego tantas veces lo amerite. A diferencia de la novela que podrás reescribir tanto como te permitan los años y las circunstancias, los cuentos difilcilmente sobreviven a una reescritura.

Los cuentos narran un suceso específico y completo aún cuando ese suceso pueda estar conformadopor muchos sucesos. Incluso las situaciones, es decir, aquellos pormenores sicológicos que impulsan los personajes a tomar una accióm, repito, la situación es  vista en un cuento desde la perspectiva del suceso (la acción física). Por eso el cuento es un gran ejercicio narrativo, aún la psicología del personaje debe ser expresada en su comportamiento, en sus acciones , en su movimiento. Gracias a esto, el cuento cuando ha cuajado, es compacto como suele no ser la vida aunque se diga -y sea relativamente  cierto- que la vida es un cuento y  los cuentos, cuentos son.

Nota: Cuentos: cuentos son… Para aprender a escribir no te bastará un solo post, ni siquiera una sóla lectura de este o muchos post. Cuentame cual es tu mayor frustración. Cualquier consulta te la responderé personalmente. Hazme saber si este post te ha ayudado (o si debo dedicarme a otra cosa). Una nota tuya siempre recibirá mi agradecimiento.

Anuncios

2 comentarios to “Cuentos: son cuentos”

  1. Francisca marzo 22, 2014 a 12:57 pm #

    No sé si me servira,pero si te he leido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: