Aprender a escribir: Decálogo del guionista (según el Método de Personaje)

13 Oct

Diez consejos (tips) para escribir guiones:

    1. Escribe un título pues te ayudará a entender tus motivaciones para escibir tu guión. Pero no te detengas demasiado en esto porque puede disiparse la idea con que pretendes comenzar. Tener un título antes que cualquier otra cosa es más importante de lo que parece así que si te retrasa estampa  una palabra al menos  y sigue.

    1. Proponte un tema. El Tema (lee el Decálgo del Novelista) es el sustrato ideológico del Relato, es lo que le da cohesión. Es de lo QUE a final de cuentas se habla:
El amor (El desamor, el odio, el egoísmo, etc.)
La consistencia (La inconsistencia)
El conocimiento/La razón (La contemplación. La meditación, etc.)
La evolución (La involución. La creación, etc.)
La libertad/La independencia (La dependencia. La posesión, etc.)
La inteligencia/La adaptación (La estupidez. La arrogancia, etc.)
La paciencia (La impaciencia)
La paz (La guerra. La violencia, etc)
El placer (La angustia. El dolor, etc.)
La solidaridad (La codicia. El egoismo, etc.)
La transformación (La veleidad)
La tolerancia (La intolerancia)
    1. Enuncia una Idea en UNA ORACIÓN cuya estructura es: A?B. El personaje activo principal (“A”) realiza algo (“?”) que conduce  a un suceso final (“B”). Es lo que acontece en el relato llevado a su mayor síntesis posible. Aún no tendrás más que ideas de personajes así que bastará algo como: “Una mujer cuenta su pródiga vida en unas cartas que ha dejado al desaparecer”.
    2. Desarrolla una Sinopsis en UN PÁRRAFO. Aquí se extiende la oración anterior (punto 3) incorporando  uno o dos personajes. generalmente basta uno que resulta ser quien se opone a la consecusión de los objetivos del personaje activo principal (“A“).
    3. Establece tres personajes principales. Uno de ellos responde a una fuerza activa: es tu personaje activo principal (“A”). Otro, quien se opone a los intereses de este responde a una Fuerza Pasiva, es tu personaje pasivo principal. En la dramaturgia clásica se conocen como “protagonista” y “antagonista” y se supone que el conflicto de estos dos es lo que produce la prograsión dramática. El Método de Personaje, sin embargo, acepta la existencia de una tercera fuerza, la Fuerza Neutra, que es la que produce la progresión dramática. Ese es tu tercer personaje principal, tu personaje neutro principal.
    4. Desarrolla una estructura de relaciones de personajes basada -según este principio de las tres fuerzas- en triadas. Un personaje activo se relaciona directamente con un personaje pasivo y uno neutro y así sucesivamente. Esto genera una dinámica de relaciones realmente versátil.
  1. Construye tus personajes: Nombre, edad, descripción física, carácter y otros datos de interés. Desarrolla una biografía lo más amplia posible poniendo especial cuidado en su infancia que es donde se forma toda la estructura de comportamiento y justificará sus acciones en el relato (te sorprenderá la independencia que pueden llegar a tener en relación contigo). Puedes usar otros elementos para calificarlos como preferencia de color, música, signo astrológico o cualquier otra cosa que se te antoje interesante. Es importante que en las biografías comiences a relacionar a tus personajes para lo cual te valdrás de la estructura que has diseñado previamente.
  2. Elabora un Argumento en no menos de UNA CUARTILLA. En realidad es más últil mientras más amplio sea . En el argumento introducirás los nombres de tus personajes  y contarás el relato en la manera que será visto por el público, por ejemplo, en una estructura no lineal donde los sucesos no se cuentan cronológicamente a fin de producir mayor movimiento dramático.
  3. Desarrolla tres líneas argumentales: la primera es la que conduce tu personaje activo principal (“A”).  La linea argumental son los acontecimientos relacionados entre si en un orden lógico y referidos específicamente a un sólo personaje.  Técnicamente cada personaje es en sí mismo una línea argumental pero al relacionar directamente a varios de ellos los conviertes en parte de un mismo contexto. Mientras tanto puedes usar otros personajes con sus propios contextos para generar mayor movimiento dramático que es lo que ocurre en las series televisivas donde los personajes principales están resolviendo un crimen mientras uno de ellos está resolviendo un asunto sentimental y enventualmente otro de carácter terciario introduce un elemento argumental de poca monta.
  4. Establece un final desde el principio: orientará mejor la trama.

Nota: Para aprender a escribir no te bastará un solo post, ni siquiera una sóla lectura de este o muchos post. Cuentame cual es tu mayor frustración. Cualquier consulta te la responderé personalmente. Hazme saber si este post te ha ayudado (o si debo dedicarme a otra cosa). Una nota tuya siempre recibirá mi agradecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: