Principio de Restitución

15 Sep

NOTA: Apuntes para un desarrollo ulterior en mi libro:

El Método de Personaje tiene tres características fundamentales:

  1. Es un método basado en restricciones
  2. Es un método que ha establecido sus propias categorías
  3. Es un método  que se establece a partir de principios

Principios, no leyes, porque una ley es una estructura discursiva que  tiene carácter de inmutable, por lo menos dentro de un paradigma de pensamiento. Desde el punto de un paradigma, también podría  establecer las leyes que le permiten funcionar, pero en lugar de eso, he preferido una estructura más dinámica como los principios. Esto es porque el Método se sigue construyendo  y los descubrimientos, aunque parezcan continentes en algunos casos, corresponden a balizas de tránsito. Eso quiere decir, que los principios cubren las necesidades conceptuales del estado actual del Método y pueden ser  modificados o eliminados si la investigación mueve nuevos presupuestos teóricos.

Eso es justo lo que ocurre con lo que estoy nombrando provisionalmente como Principio de Restitución de la Condición Inicial, un descubrimiento que está relacionado directamente con la necesidad dramática de un Relato que, como escritor, uno busca resulte tan interesante y  emocionalmente intenso como sea posible. Suele ocurrir en cualquier  cuerpo de conocimiento, que un principio se base en otro principio. Así que el Principio de Restitución se basa en un intitulado principio de la Condición Inicial.

La Condición Inicial es el estado inmediatamente anterior al conflicto. Es un estado dramático que condiciona el conflicto y, de hecho, todo el Relato. La Condición Inicial es estrictamente dramática. No se trata de que los personajes quieran volver a estar en sus vidas antes de la caída del avión, sino que pretenden sobrevivir  a la caída del avión, justo porque ahí es donde el Relato comienza (como ocurre el la serie Lost, que podría titularse “Lo que dejamos en Sidney”, si el Relato no hubiera comenzado justamente con el reconocimiento de que han sobrevivido a una catástrofe y se encuentran perdidos en una isla). Esa es la maravilla de la Condición Inicial: establece la base del conflicto dramático y, si es suficientemente fuerte, alcanzará y sobrará para desarrollar  media o una docena de temporadas. Ya eso queda en la habilidad del escritor para aprovechar la potencialidad de los personajes.

En un sentido estricto, la Condición Inicial es permanente. Aparecerán eventualmente circunstancias  que intentarán modificarlas y personajes disruptivos que generarán variables dramáticas, pero la Condición Inicial respeta el principio aplicado a los personajes: es inamovible si bien puede absorber e integrar estas nuevas variables.

El Principio de Restitución establece, por su parte, la necesidad continua, permanente, de devolverse a la Condición Inicial a fin de preservar las justificaciones iniciales del conflicto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: